colombia

[CRÓNICA] La importancia de tocar fondo

Posted on Actualizado enn

Buceo en Isla Barú, Cartagena de Indias. Colombia, 2018
Buceo en Cartagena de Indias. Colombia, 2018.

Este año tuve la oportunidad de volver a Colombia después de casi una década. Fue uno de esos viajes nostálgicos, un lento retorno a esa geografía, a esos sabores y a esa gente que conocí en un momento muy especial de mi vida. Algo así como un Déjà vu premeditado, una sutil forma de aceptar el paso inclemente del tiempo: Colombia era otra y yo también había cambiado.
En esta ocasión, aprovechando mis vacaciones, visité Barranquilla y decidí volver a Cartagena de Indias, esos mágicos lugares que tantas veces había imaginado leyendo al Gabo en sus inabarcables descripciones del caribe colombiano. Pasé varios días en la playa, caminando al atardecer, disfrutando el sabor de la comida costeña y el particular acento de la gente que habita esos parajes idílicos. Hice amigos, escuché historias, escribí poemas, dormí hasta tarde e hice un balance de mi situación por esos días. Los resultados no fueron, por decirlo de algún modo, los que estaba esperando. Las cuentas no cuadraban y mi saldo arrojaba números rojos.

Me encontraba parado en las puertas de una crisis existencial, y yo, que ya había enfrentado algunas, la conocía muy bien.

Leer el resto de esta entrada »

Derecho a la tristeza

Posted on Actualizado enn

Cuando visité Colombia por primera vez, conocí a una mujer extraordinaria, con la cual pude compartir momentos inolvidables. Coincidiendo en el mismo hotel de Bogotá, entendimos que el azar no había jugado todas sus cartas en nuestro encuentro.

Atardecer en Cartagena-Colombia
Gilka Resende era también periodista y trabajaba en un proyecto comunitario de comunicación en las favelas de Rio de Janeiro. La identificación fue mutua desde el mismo instante en que nos vimos, y a pesar de que sabíamos que nos quedaban pocos días juntos, decidimos hacer de ellos, fotográficos instantes para nuestra memoria.

Una semana después de recorrer Bogotá de día y de noche, de trabajar juntos y de nuestros  frustrados intentos de entrevistar a miembros de las FARC, decidimos unir agendas para compartir unos días en la playa.

Así, ella partió hacia Antioquia  y yo hacia Santa Marta.Cuatro días después nos encontramos en Cartagena, tomando el sol, con una cerveza en la mano, mirando el indescriptible atardecer de un Caribe que nos daba la bienvenida. Leer el resto de esta entrada »