Vallegrande: Ciudad Hidalga

Posted on

El 26 de enero de 1825, Vallegrande se suma al levantamiento patriótico y revolucionario, que terminaría en la independencia de Bolivia de la colonia española.

Ciudad de Vallegrande

Esto, en estricto cumplimiento a la concertación de los levantamientos que ya se realizaron, primero en Cochabamba el 14 de enero y luego en La Paz el 29 del mismo mes, y en Chichas el 1º de febrero; luego en Chuquisaca el 15, del segundo mes de ese año histórico para los bolivianos. Pero algo salió mal. Ante la noticia del levantamiento en Cochabamba, el brigadier Francisco Javier Aguilera Roca, quien, según Mariano Baptista Gumucio “era el dueño indiscutido de una región que se extendía a Vallegrande, Moxos y Chiquitos”, la noche del 25 partió de improviso para intentar ahogar el movimiento independentista.

Pero la historia, llena de ironías y sorpresas giró nuevamente, esta vez a favor de los revolucionarios. La tarde del 26 de enero, Aguilera Roca es apresado en Chilón junto al Regimiento de Fernando VII, con el cual pretendía unirse a Olañeta que defendía la corona española en Potosí.

Hernando Sanabria Fernández dice que fue por “la inesperada defección de sus fernandinos, hecho que ocurrió en el pueblo de Chilón, la tarde del 26 de enero de 1825.” Aguilera, Brigadier y Caballero de la Orden de Santa Isabel, exGobernador de Santa Cruz y exGobernador de Vallegrande, fue fusilado en la plaza de armas de la ciudad el 23 de noviembre de 1828, por haberse levantado en armas contra la República. Ese fue el final de uno de los capítulos más importantes de la historia de esta provincia cruceña.
Los inicios
La Ciudad de Jesús y Montes Claros de los Caballeros de Vallegrande, fue fundada por Cédula Real, emitida el 30 de marzo de 1612 por el Virrey del Perú, Don Juan de Mendoza y Luna, Marqués de Montes Claros. El Virrey del Perú le encomendó la misión a su sobrino, el Capitán Pedro Lucio Escalante y Mendoza.
Ciudad de Vallegrande
Las aproximadamente 200 familias que llegaron a Vallegrande llevaban una peonada de unos veinte o treinta mestizos, e indígenas quechuaparlantes, esclavizados durante la caída del imperio incaico, y varios esclavos traídos del África. Todos ellos, más tarde, aportarían parte de su cultura en la construcción, tanto del dialecto vallegrandino, como de sus particulares rasgos culturales. Actualmente se desconoce la fecha exacta de fundación de Vallegrande, al carecer de documentos históricos fidedignos que la demuestran, por lo que se ha asumido la fecha de emisión de la Cédula Real, expedida el 30 de marzo de 1612, como fecha de fundación.
Se cree que en la zona ya habitaban algunos españoles que convivían con algunos indígenas guaraníes y chanés, quienes luego se unieron a la comisión de conquistadores liderada por don Pedro Lucio, cuando llegó a fundar la ciudad. Gran parte de los que llegaron eran judíos conversos, o “judíos marranos”, como se los llamaba entonces, que habían sido convertidos al cristianismo y escapaban de la persecución de la inquisición y las autoridades de España, Perú y La Plata. Después de la Independencia de 1825, se establecieron varios asentamientos árabes en la zona, principalmente de palestinos, sirios y libaneses y eventualmente algunos europeos, especialmente italianos y croatas.
Ciudad de Vallegrande
Una de las características históricas de Vallegrande, es el título nobiliario que les fue concedido por Felipe III, quien les otorga el rango de “Hijosdalgo y Personas Nobles de Linaje y Solar Conocido, a cada uno de los habitantes de este pueblo, elevando su rango social y dándoles tal prebenda, como un estímulo a la fidelidad con que se mantuvieron y debían mantenerse esta ciudad de blancos.”, tal y como reza en la Cédula Real conservada en la Casa de la Cultura “Dr. Hernando Sanabria Fernández de Vallegrande”.
Vallegrande fue una de las cinco provincias que conformaban originalmente Santa Cruz (las otras cuatro eran: Cercado, Cordillera, Chiquitos y Moxos), pero durante el periodo republicano, y por cuestiones políticas, el Gran Vallegrande es fragmentado y dividido en tres provincias: Florida, Manuel María Caballero y Vallegrande.
Desde finales del siglo IXX hasta los años 50’s del siglo XX, varios sectores vallegrandinos emprendieron el proyecto de departamentalización con la esperanza de convertirse en el 10mo. Departamento de Bolivia, separado administrativamente del de Santa Cruz. Tal proyecto, hoy en día, ha sido abandonado, aunque algunos de sus impulsores siguen con la idea de que en el futuro se haga realidad.

Edson Hurtado
Periodista y escritor

Artículo escrito para Semanario Uno
Fotos: Casa de la Cultura “DR. Hernando Sanabria Fernández” de Vallegrande.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s