LETRAS VALLEGRANDINAS

Posted on

La primera vez que escuché sobre Vallegrande fue por el poeta Neftalí Morón de los Robles. Un día, mi padre retornó a casa para contar sobre la visita de un singular personaje que dejó para “Presencia Literaria” un libro de versos, algunos de tono socialistas; otros de amor, donde él mismo recordaba las palabras de su amada: “mi querido Neftito…”.

Presentación del libro "Antología de las letras vallegrandinas", del escritor boliviano Edson Hurtado.

Además, la obra se iniciaba con una sentencia que me quedó de por vida: “camba colla superao” y aprendí que los valles mesotérmicos cruceños, sobre todo Vallegrande, eran el encuentro de los llaneros y de los andinos y que ahí hablan como cambas pero tienen sombreros de paño como los campesinos en Chuquisaca o en Cochabamba. En su hospitalidad siempre rinde esa memoria colectiva de recibir igual a los de allá como a los de acá. Su misión fue desde un principio unir el manto de las llanuras con los nevados de la cordillera; el oriente donde amanece el sol caliente y el occidente, donde se apaga detrás de las montañas.
En búsqueda de la historia del tabaco en Bolivia recorrí Mairana, El Trigal, Mataral y tantos recovecos con tantísimas leyendas de viudas y carretones, de aparecidos con un tizón prendido que pueblan la provincia.

En las fiestas, seguí atenta las letras simples y jocosas de las coplas carnavaleras, esas que las compone el juglar anónimo, personaje enamoradizo- quizá sastre, quizá sepulturero-, quien sólo adquiere importancia en las fiestas de máscaras y caretas.

La fundación de Vallegrande cumplió 400 años el 30 de marzo de 2012, con el nombre de libro medieval: Jesús y Montes Claros de los Caballeros de Vallegrande. Esos tres pretextos: letras, geografía integracionista y cumpleaños centenario, motivaron al poeta Edson Hurtado a buscar folletos, libritos, libros y obras completas de narradores nacidos en su patria chica y que vale la pena reunir en un solo volumen.

Antología de las letras vallegrandinas

La Antología de Hurtado no es exhaustiva y seguramente algún otro estudioso podrá complementarla, pero es un acercamiento suficiente para que el lector comprenda la importancia de Vallegrande en la historia académica nacional. El autor no ha preseleccionado textos por sus temáticas específicas o por su estilo y calidad lingüística, sino que ha reunido en un manojo expresiones de personas que vivieron desde la infancia en las callejuelas de ese pueblo cruceño. Agrega a otros dos jóvenes que si bien no nacieron ahí, son parte de familias que se nutren con la sombra amable de la vivencia vallegrandina.
Inicia la selección con un fragmento de la novela “La Isla”, de Manuel María Caballero, que podría ser considerada la primera obra boliviana (Sucre, 1854), aunque el contexto no detalla la geografía local. De Adrián Melgar i Montaño, prefiere destacar sus páginas como historiador.
Hernando Sanabria Fernández
Ni duda cabe que el más universal de todos, es el más sencillo y más centrado en las características de su entorno, Hernando Sanabria Fernández. Cuentista, poeta, costumbrista, recopilador, historiador, es el más famoso académico vallegrandino. Hurtado tiene el conocimiento necesario para escoger aquello que nos permite dimensionar la inmensidad de la obra de Sanabria Fernández.
Sigue con Neftalí Morón de los Robles, el famoso y excéntrico poeta, autor de versos de autoalabanza, que en vez de caer en lo egocéntrico consiguen encender lo surrealista más íntimo. De él, declarado militante comunista en épocas dictatoriales, se dice que poco antes de morir sentenció: “Marx ha muerto. Lenin ha muerto. Y francamente, yo no me siento muy bien…”
En cambio, Pastor Aguilar Peña, es un dramaturgo sereno, que en su obra logra describir el entorno vallegrandino, sus personajes y costumbres.
Manuel VargasManuel Vargas es el primer narrador vallegrandino contemporáneo, famoso por su maestría en el cuento breve y actualmente editor de jóvenes escritores. Un fragmento de su novela “Rastrojos” y un breve cuento nos revelan el mundo interno de este escritor que no pierde la esencia de la provincia y de lo rural en medio de la urbe paceña.
Gustavo Cárdenas Ayad es un escritor que prefiere lo breve, en prosa y en poesía. Con acierto, la obra escogida habla, además de lo local, de los migrantes turcos en esa zona donde son famosos los descendientes de esa etnia que llegó al país desde fines del siglo XIX.
Adhemar Sandoval Osinaga, literato e historiador, consigue mostrarnos los problemas sociales de Vallegrande, a través de su dramaturgia.
P. Neftalí Morón de los RoblesPaz Padilla Osinaga completa la cuadriga vallegrandina más importante, con Sanabria, Morón de los Robles y Vargas. Sus cuentos tienen la habilidad de unir la comedia, la ironía con la tragedia y su lenguaje refleja con talento el hablar de su tierra. Quizá por ello es tan popular en todos los valles mesotérmicos. Sus cuentos seleccionados nos recrean momentos del Vallegrande actual, y por su maestría literaria son aprovechados por los profesores de literatura en el país.
Más joven, Oscar Gutiérrez Peña, es el poeta inspirado más por lo íntimo que por el paisaje o por las costumbres bucólicas del pueblo. Ser de Vallegrande y ser del mundo.
La antología cierra con el más joven, Federico Morón Encinas, quien no sólo se inspira más en lo universal que en lo local, sino que utiliza el lenguaje de las redes sociales. No más enmarañas descripciones como Neftalí, no más detalladísimas descripciones como Hernando o personajes como los opas del pueblo de Vargas o Padilla. Ahora el cuento cabe en ocho palabras y media.

El libro de Hurtado se lee con facilidad, con placer, para pasar la tarde del sábado o para estudiar al país y a la provincia que, junto con Tupiza, produce más expresiones culturales por habitante.

Los 400 años de Vallegrande se engalanan con este nuevo regalo de Edson.

Lupe Cajías
La Paz, junio de 2012

Prólogo del libro “Antología de las letras vallegrandinas”.

Anuncios

2 comentarios sobre “LETRAS VALLEGRANDINAS

    esther perez escribió:
    noviembre 25, 2014 en 7:22 pm

    Un saludo edson felicitaciones exitos en todo lo que haces

    Anónimo escribió:
    julio 27, 2015 en 7:08 pm

    ESSTA PAGINA APESTA NO SIRVE DE NADA LO QUE QUEREMOS ES COPIAR NO SABER LA HISTORIA DE COMO SE CALLO EL PERRO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s