Taitas

Posted on

Un vallegrandino y un chapaco que construyeron su amistad en Santa Cruz, hablando en una fría noche paceña sobre un libro que cuenta la historia del conjunto musical más representativo del Beni. El escenario es un museo. ¿Alguien dudará a estas alturas que el mejor camino para el encuentro es la cultura?

DSCF6402

Ante un logro como “No volveré a querer, La Historia de Los Taitas del Beni”, no queda más que alegrarse y celebrar. Alegrarse por este radialista y escritor que decide combinar sus aficiones artísticas y fundirlas en una investigación sobre -asombrense conmigo, por favor- un entrañable conjunto del Beni perdido en esa conjunción de olvido y memoria colectiva que es el tiempo y celebrar, aplaudir la apuesta del Centro Patiño y de su directora en Santa Cruz, Roxana Moyano, por el proyecto y por la lucidez de entender que un trabajo serio requiere tiempo, dedicación y recursos.
Esperemos que esta oportuna alineación de gente siente un precedente.

Referentes de la música camba, especie de Panchos benianos que mezclan el virtuosismo armónico del bolero con el particular tempo del taquirari con la facilidad que solo los talentosos tienen para hacer parecer simples las proezas.

¿Vieron en la televisión cuando al futbolista estrella le lanzan un pelotazo de 50 metros, la baja con el pecho, baila sobre el balón y dejando cuatro jugadores en el camino anota un gol de taquito? Desde el sofá no parece tan difícil. “Yo esto lo hago con la pierna izquierda”, piensa seguro algún diestro espectador que, luego en cancha, al intentar emular, se hace solito el amague. Bueno, eso.

Lapaz_oruro 053

El sonido que guardan esas viejas grabaciones de “Dueri y Cía” (nuestros homenajeados fueron el primer grupo beniano en grabar uno disco) , empresa conocida posteriormente como “Discolandia”, alcanzan un nivel de calidad sobresaliente.
Eran los años sesenta. La que hoy se conoce como la ‘época de oro del cine mexicano’ estaba todavía muy fresca en las retinas y oídos de todas las personas de habla hispana a ambos lados del Atlántico; los benianos no eran la excepción.
Si bien el bolero nació en Cuba, es evidente que alcanzó su máximo explendor con los famosos tríos mexicanos, convertidos en fenómeno mundial de la mano del cine y, posterioremente, la televisión.
Perfumada de la selva amazónica, esta destreza musical está presente también en nuestro país de la mano de Los Taitas. Los arreglos vocales son impecables, las guitarras exactas.

Tapa del libro "No volveré a querer. La historia de Los Taitas del Beni"

El que la edición del libro contenga un disco con una selección de sus mejores temas es una invaluable contribución, un golsito al olvido. Si ustedes pensaban, como yo, que la versión de “Te quiero más que a mi vida” de Olga Román introduciendo una canción de Joaquín Sabina es hermosa, esperen a escuchar esa desagarradora confesión de amor en la voz de Maya Tanaka.
¿Cómo escribir sobre Los Taitas y su romanticisimo sin contagiar nuestras letras de esa arrebatadora y a momentos melosa pasión? Hurtado no lo logra en ningún momento y se lo criticaría delante de todos ustedes si ignorara que lo hace con plena intención, imbuído del mismo ánimo. Esta investigación, profunda y rigurosa, se convierte en un documento amigable, redactado con cercanía y recorrido de nostalgia. El autor logra que entre leer su trabajo y escuchar a Los Taitas haya total sintonía.

Documentar la historia musical de nuestros pueblos, qué noble tarea emprende Hurtado.

Cuán descuidados estamos en impuslarla. Todos -unos más que otros, para no caer en el extremo facilismo de mimetizar en la generalización- tenemos, en este sentido, una deuda con nuestros artistas, con nuestra identidad… Sé que esta noche hay gente del Ministerio de Cultura en la sala, están por todas partes.
Doce discos, a lo largo de tres décadas, grabaron Los Taitas. En su música destaca que hayan grabado solo a autores benianos. Roger Becerra, Malaco Méndez Roca, Hugo Villanueva, José Villar y la genial Asuntita Limpias de Parada y su “Canita al Aire”, son parte de los compositores que integran su producción.

DSCF6437

Los Taitas eran muy jóvenes cuando decidieron ser verdaderos artistas. Comenzaron presentándose los fines de semana en el bar de la señora Encarnación Hurtado, “Doña Chon”, allá en las playas desiertas del Beni. Hoy no podemos hablar de la música oriental de nuestro país sin mencionarlos, son un capítulo fundamental.
Los nombres de los integrantes originales eran Rolando Viruez, Oscar Rivero, Hugo Mercado y Maya Tanaka. Sobre éste último, su incomparable voz y su suicidio hay todavía mucho que contar. Edson seguramente lo hará algún día.

Marco Montellano

(Reflexión sobre el libro en la presentación de La Paz. Museo Nacional de Etnografía y Floklore)

Fotos: Fernando Figueroa

Anuncios

Un comentario sobre “Taitas

    Anónimo escribió:
    mayo 24, 2011 en 10:49 pm

    who is marco montellano??? i mean, hello!!! wtf!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s