Caídas Generosas (I)

Posted on

“El Encanto”

 

Cuando era niño me preguntaba cómo sería el paraíso -si en verdad existiera. Trataba de imaginarme el color de su cielo, el olor de sus montes o la suavidad de sus ríos. Con el paso del tiempo, desistí de mi búsqueda teórica de una definición exacta, y simplemente me limité a soñarlo eventualmente. Las obligaciones de la niñez muchas veces nos hacen desechar aquello que podría evitarnos muchas noches de insomnio.

 

No creo que el paraíso sea como nos lo han contado. Ya saben, lo de las calles de oro y la felicidad eterna. Tampoco creo que el paraíso tenga la cualidad de generar tranquilidad en los espíritus humanos por sí sólo. Hoy estoy convencido que el paraíso es una construcción individual. Una esquematización de nuestros recursos, de nuestros hábitos de vida y de nuestros principios, que nos conducen indefectiblemente hacia lo que nos hace felices.

 

Estuve en El Encanto, una comunidad rural ubicada a 30 minutos de Concepción, aquí en Santa Cruz. En el marco de las actividades del VI Festival Internacional de la Orquídea, nos llevaron a conocer el hábitat natural de tan hermosa y cautivante flor. El lugar, una piedra de más de 20 metros de alto, guardaba en su cima una cantidad importante de orquídeas que deslumbraron a quienes nos animamos a apreciarlas. Cuando volvía al punto de partida, cuesta abajo, tropecé con un par de ramas y caí sobre la tierra suave y húmeda. No me herí ni me lastimé, ni mucho menos me enojé. Después de escuchar la risa ingenua de quienes me seguían, me levanté y seguí mi camino.

 

Pero ese momento en el que la gravedad me estrellaba contra el piso, ese instante en que tomaba posición horizontal, esas milésimas de segundo en los que cerré los ojos, me hicieron comprender una sola cosa. Pueden llamarlo una revelación o una visión, pero el caso es que esa primera generosa caída me confirmo la existencia de un espacio único. Comprobé que el paraíso está hecho de aquellos momentos maravillosos que nos abren los ojos del corazón.

 

Relámpagos dadivosos de exaltación suprema: Apreciar una orquídea y ver cómo se mueve al ritmo del viento, mientras se camina sin complejos y se siente el compás del tiempo, que se hace más lento a cada momento.

 

El paraíso puede estar en El Encanto, o puede estar encerrado dentro de cada uno de nosotros.

Basta entonces una sola caída para comprenderlo, después hay que levantarse para mirar hacia arriba y verse en el espejo del cielo.

Anuncios

3 comentarios sobre “Caídas Generosas (I)

    El del Ágora escribió:
    octubre 16, 2006 en 8:22 pm

    Concepción es una orquidea. Y El Encanto es su nido. Hay dos espejos de agua para mirar mejor las estrellas por la noche. Y una comunidad que aprendió a vivir en medio de la belleza.

    Marisel escribió:
    octubre 17, 2006 en 11:45 pm

    Vos tb estuviste en Concepción???… Que pena que no me enteré… de haber sabido hubiese ido hasta el microfono para gritar tu nombre y saber donde estabas… Me encantó tu relato. Yo tb fui a El Encanto, con mis compañeros de la Gabriel… la pasamos muy bien, pero siento que hubiera estado mejor si te hubiera conocido.
    Tenés razón… El Encanto se debe parecer mucho al paraíso.
    Espero que me mandes saludos en tu programa, lo escucho todas las noches, mientras hago mis prácticos.
    Te deseo lo mejor y te mando un beso grandísimo… de parte de una admiradora, que se muere por conocerte y charlar con vos… pero ya se dará la oportunidad…

    luna escribió:
    octubre 18, 2006 en 8:33 pm

    me encanto tu relato, sobretodo por que a pesar de que no conosco el lugar, mientras leia podia imaginar el paraiso que no conosco, el encanto que no he visto, pero que puedo deducir se parece tanto a lo que siempre soñamos,…algun tendre la oportunidad de conocerlo, entonce quiza caiga y pueda ver el paraiso soñado, mientras tanto seguire creyendo en el paraiso es ese lugar en el que me encuentro en sueños……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s