Los Taitas de Beni

No volveré a querer.  La Historia de Los Taitas del Beni

Después de más de un año de investigación y recopilación de datos, Edson Hurtado presenta el libro “No volveré a querer. La Historia de Los Taitas del Beni”, un proyecto auspiciado por el Centro Cultural Simón I. Patiño de Santa Cruz.

Tapa del libro "No volveré a querer. La historia de Los Taitas del Beni"

El mítico grupo beniano, formado a mediados de la década de los sesenta, representa un símbolo de la música oriental y aparece dentro de las propuestas más originales de la producción musical boliviana. Durante casi tres décadas, Los Taitas han sido un referente indiscutible del folklore del Beni, y hoy forman parte de la rica historia musical de Bolivia.

El libro narra la historia de la formación del grupo, sus primeros discos -fueron el primer conjunto beniano en grabar uno- el trágico suicidio de Maya Tanaka, su vocalista, y las distintas formaciones que ha tenido a lo largo de casi treinta años de una valiosa producción musical.

La agudeza periodística de Edson Hurtado, nos cuenta una historia romántica, casi de ensueño, y narra con auténtica solvencia poética los episodios más controversiales de este grupo, que aún hoy en día es respetado y venerado.

Hurtado ha realizado casi una docena de viajes a Trinidad, Riberalta y La Paz, para obtener más de 50 horas de entrevistas, recopilar documentos y fotografías, y reunir material bibliográfico sobre la música oriental en general, y sobre Los Taitas, en particular.

“No volveré a querer. La Historia de Los Taitas del Beni”, es una biografía (género literario poco habitual en la literatura nacional) pero también es un análisis poético de las composiciones que Los Taitas interpretaron, así como un rescate de la música popular y un aporte para la historia musical del país, para su memoria y su gente.

El libro incluye maravillosas fotografías de los miembros del grupo, en distintas presentaciones y en distintas épocas. Resaltan de sobremanera una en la que acompañan al maestro Jorge Cafrune, folklorista argentino que visitó Trinidad y con quien compartieron escenario. También sobresale la fotografía en la que acompañan a Los Panchos, su gran influencia, en una de las visitas que realizaran al Beni en los setenta. Además, a la publicación acompaña un disco con una selección especial de diez canciones que representan sólo una parte del legado musical de Los Taitas.

——————————————-

La historia de la historia de Los Taitas

Las leyendas son creadas por la gente. Toman un hecho, una persona, o un grupo de personas, y las convierten en parte de su vida, de su cotidianidad, asimilando sus valores como propios.

Tapa del libro "No volveré a querer. La historia de Los Taitas del Beni"Cuenta mi padre que hace años, estaba almorzando en alguna pensión de Vallegrande, y en eso oye que uno de los clientes, acercándose al mostrador, le dice el mozo: “Quiero comer escuchando este cassette”. Los Taitas del Beni cantaron desde esa vieja grabación por casi una hora, y mi viejo constató que se habían transformado, indiscutiblemente, en una leyenda.
Después de trabajar la idea que me rondó la cabeza por algunos años, decidí presentar el proyecto al Centro Cultural Simón I. Patiño de Santa Cruz, quienes desde un principio me apoyaron y mostraron especial interés en el tema. Desde el Núcleo de Investigación de la institución, que busca fomentar y apoyar la investigación, así como impulsar el trabajo de jóvenes escritores, comenzamos a trabajar en la metodología y el tratamiento informativo, así como todos los detalles que hoy se pueden ver reflejados en el libro que hoy presentamos.

Indagar en la historia de uno de los grupos folklóricos más importantes de la música oriental no fue una tarea fácil.

Como periodista, enfrenté mi primer gran reto al manejar, ordenar y clasificar toda la información generada en más de cincuenta horas de entrevistas, y una considerable cantidad de material bibliográfico obtenidos en casi una decena de viajes a Trinidad, Riberalta y La Paz. Como escritor, traté de abordar la historia desde un punto de vista objetivo, pues al tratarse de una biografía valía más la sucesión de hechos de la vida de Los Taitas, que mi propio estilo literario. Y por último, como fan y seguidor del grupo, pude entender los procesos internos y externos para que con el paso de los años, Los Taitas de conviertan en ese recuerdo musical que hoy podemos volver a disfrutar.

Foto de Los Taitas, incluída en el libro "No volveré a querer. La historia de Los Taitas del Beni" del escritor Edson Hurtado
Viajar al pasado y recorrer el camino que Los Taitas han andado, fue mucho más de lo que yo esperaba. De pronto, me encontré ante un grupo de jóvenes músicos que anhelaban lo que en ese momento parecía algo imposible en el Beni: grabar un disco con sus propias canciones. Su lucha y su perseverancia los llevaron a cumplir su sueño y a convertirlos en el primer conjunto beniano en crear una placa fonográfica. Enseguida fueron un éxito rotundo y su propuesta musical, vanguardista para la época, llegó a todos los rincones de la patria.

Así, siguieron los éxitos y las grabaciones de sus LP´s hasta el trágico suceso en el que Maya Tanaka, vocalista del grupo, se quitó la vida en 1970. Este hecho en particular fue también para mí, cuarenta años después, un duro golpe sentimental.

Conocer las diferentes versiones de las causas del suicidio, escuchar a todos minimizar el hecho y tratarlo como parte de la leyenda, me despertó nuevamente mi vena poética y existencial. En uno de los últimos viajes a Trinidad, busqué la tumba de Maya y le dije: “Usted no sabe quién soy, Maya, pero yo voy a contar la historia de su grupo al mundo”. Mientras regresaba en el avión esa tarde, sentí que de algún modo, Maya me acompañaba en este trabajo.

Después de la desaparición de Tanaka, se sucedieron las diferentes épocas del conjunto, con los distintos miembros que lo han conformado a lo largo de todos estos años. El aporte artístico de cada uno es sin duda alguna, el elemento central que los define en su esencia popular y en su estilo particular. Pépe Maese, Chacho Viruéz, Óscar Rivero, Alfredo Aukel, Potro Parada, Hueso Hernández y Nuni Rivero, son los protagonistas principales de la historia. Ellos han apuntalado al grupo que aún hoy sigue siendo venerado en Trinidad y en cada una de las poblaciones benianas, en donde las radios comparten con la gente sus dulces melodías, de taquiraris y boleros, incansables e inmortales.

Foto de la Laguna Suárez, en Trinidad. Incluida en el libro "No volveré a querer. La historia de Los Taitas del Beni" del autor boliviano Edson Hurtado
Salvo algunas excepciones, Los Taitas siempre han cantado composiciones de poetas benianos, desde el primero hasta el último de sus discos. De ese modo, encontré la poesía maravillosa de grandes compositores como Rogers Becerra Casanova, Asuntita Limpias de Parada, Hugo Villanueva, Mariano Méndez Roca, Horacio Rivero y Alcindo Claros, entre muchos otros grandes del Beni.
Por eso fue también que intenté una suerte de análisis musical/literario/poético para destacara de algún modo, el gran aporte de la poesía beniana a la música oriental.
El libro está acompañado con melancólicas fotografías, que los mismos miembros del grupo cedieron para la publicación, y que ilustran de manera visual algunos de los episodios más importantes de su historia.
A sugerencia del Centro Simón I. Patiño, y con la idea de entregar un producto completo y de calidad, la publicación también está acompañada de un CD con una selección de diez temas, que intentan representar una parte de la exitosa y prolífica producción musical de Los Taitas.

Creo modestamente que esta investigación, que contó con el decisivo e incondicional apoyo del Centro Cultural Simón I. Patiño, y la desinteresada colaboración de Los Taitas, es un aporte para la música nacional, y una pequeña contribución para la historia de nuestro país, a la cual le siguen faltando ritmos y melodías propias.

Artículo escrito para Brújula de El Deber

———————————

Paseo melancólico con Edson Hurtado

En el centenar de páginas que componen la historia de los Taitas del Beni, el escritor Edson Hurtado nos recuerda cómo nos une a todos, como seres humanos, la necesidad del amor, el sufrimiento por la partida, los deseos acumulados, el tercero en discordia, los besos no correspondidos y el llanto secular por no ser retribuido.

Iglesia de Trinidad Bolivia

Una tardecita, fatigada por la canícula y el polvo rojo, llegué a tropezones a un cuartito de madera al borde del camino a San Borja. Casi a horcajadas pedí algo de beber. Recién cuando el refresco helado aliviaba mi garganta, sentí detrás de mí el rasguito de unas guitarras y el coro amable de unos paisanos.
- ¿Hay fiesta?, pregunté ignorante. – No, señora, respondió el más joven. A los benianos nos gusta estar alegres y, mientras se pueda, así estamos.
Siguieron los coros de una balada desconocida. Pensé: que diferente tarde a mis tardes de oficina paceña, de frío y silencio. Allá, en la pausa de la siesta, la gente tenía más tiempo y más vida.

Así conocí el agrado de los benianos para sacar las penas y las alegrías. Apenas conocía algunos clásicos gracias a Lolita Sierra de Méndez y a su centenaria madre.
Ese mundo es un espejismo para los que vivimos en las montañas, aún más desconocido para las nuevas generaciones de iPods y celulares multiuso. De pronto, llega a nuestras manos un libro extraordinario, un libro que solo pudo ser redactado por un caminante oriental y por un poeta que tiene música desde sus entrañas.

NO VOLVERÉ A QUERER

Edson Hurtado ha realizado una de las investigaciones de vida más impecables en las últimas décadas.

Rigor científico, búsqueda de fuentes primarias y secundarias, rastreo de datos entreverados, combinados con el tono de la crónica, del periodismo literario, de la palabra hermosa.
En un centenar de páginas recorremos un territorio, una época de oro, una comunidad y un arte, la música de Los Taitas del Beni.
Plaza principal de Trinidad Bolivia

No volveré a querer fue publicado con el respaldo del Centro Simón I. Patiño de Santa Cruz. Desde la portada es una invitación a la lectura con una foto añeja de La esquina del peligro, donde parroquianos trinitarios conversan al borde del río. Además incluye un CD con los 10 temas emblemáticos de Los Taitas y del Beni, como No volveré a querer, Te quiero más que a mi vida, En las playas del Beni.
Hago un paréntesis para detenerme en el poema de Ambrocio García, musicalizado por Rogers Becerra: No volveré a querer. Esa canción se relacionó siempre al poeta de Reyes y a su enamorada juvenil, mi tía materna Carmen de la Vega. Durante décadas la melodía fue parte de susurros hogareños entre los adultos.
En las tardes dedicadas a la obra de Hurtado, recordaba los últimos días de mi tía, fallecida en abril, pues los parientes le cantaron su querida canción para alegrarle el alma en despedida.

UN AUTOR METÓDICO

A veces es difícil combinar el espíritu libre de un poeta como Edson Hurtado, autor además de Ser gay en tiempos de Evo, con el cientista riguroso que investiga, contrasta los datos, desenvuelve la información de las fuentes directas, escritas y orales. En este caso tan especial, igualmente le son útiles las letras de las canciones y los ritmos melódicos, como el bolero, el vals o el taquirari, para trazar la historia de Los Taitas.

No es un homenaje dulzón, pero indudablemente Edson admira y tiene una relación de simpatía con el tercerto/cuarteto en sus diferentes momentos y con sus sucesivos integrantes.

Son la vida y la capacidad creadora de Silvio Maya Tanaka- hasta su trágico final con un tiro en la sien- los eslabones que unen la historia del grupo, unos jovencitos copleros y atrevidos, hasta la consagración en los escenarios.
Aunque los paceños no tienen tantos recuerdos, cuando hablo con algún beniano y pronuncio el nombre Los Taitas, todos saben a quienes nombro. El apodo genérico es costumbrista, reservado para los ancianos (o Cacique Mayor) de las comunidades moxeñas o trinitarias. Al escoger ese nombre para el conjunto, Maya y sus amigos rendían un homenaje a su tierra, a su cultura, a sus orígenes.

Foto de Los Taitas, incluída en el libro "No volveré a querer. La historia de Los Taitas del Beni" del escritor Edson Hurtado

Fueron los primeros benianos en grabar un disco en forma colectiva. La llegada a La Paz y toda la travesía es solo un episodio de los muchos que desgrana Edson con asombro y provocando en el lector las ganas de saber algo más.
El espacio de esta crónica no permite entrar en muchos detalles. Aunque Tanaka fue la columna vertebral del conjunto, incluso más allá de su muerte, por su increíble sentido musical, Los Taitas continuaron con distintos integrantes en diferentes épocas: Hugo Mercado, Rolando Chacho Vínuez, Carlos Potro Parada, Rubén Darío Nuni, José Sixto Hernández, José Luis Maese, Oscar Rivero Aramayo, Alfredo Aukei, Jesús Mansilla. No siempre directamente, aparece el nombre del maestro Carmelo Guzmán, autor del célebre Camba taitetú. Igualmente los grandes compositores como Rogers Becerra y la familia musical de Lolita Sierra de Méndez se relacionaron de una u otra forma con el conjunto.

Tapa del libro "No volveré a querer. La historia de Los Taitas del Beni"

CONOCER EL BENI

Edson Hurtado nos ayuda a conocer un poco más el norte boliviano, el entrañable Beni, misterioso y exuberante. A través de cantidad de historias pequeñas nos revela un mundo semirrural que ya no volverá.
Las letras de las canciones incluyen nombres de la flora y fauna que no conocemos. Mientras acá nombramos al viento, a la montaña, allá al bajío, al palmar, a la siesta, a la pascana, al carretón, al río y al empanizao.

Lupe Cajías

————————————————-

Taitas

Un vallegrandino y un chapaco que construyeron su amistad en Santa Cruz, hablando en una fría noche paceña sobre un libro que cuenta la historia del conjunto musical más representativo del Beni. El escenario es un museo. ¿Alguien dudará a estas alturas que el mejor camino para el encuentro es la cultura?

DSCF6402

Ante un logro como “No volveré a querer, La Historia de Los Taitas del Beni”, no queda más que alegrarse y celebrar. Alegrarse por este radialista y escritor que decide combinar sus aficiones artísticas y fundirlas en una investigación sobre -asombrense conmigo, por favor- un entrañable conjunto del Beni perdido en esa conjunción de olvido y memoria colectiva que es el tiempo y celebrar,
aplaudir la apuesta del Centro Patiño y de su directora en Santa Cruz, Roxana Moyano, por el proyecto y por la lucidez de entender que un trabajo serio requiere tiempo, dedicación y recursos.
Esperemos que esta oportuna alineación de gente siente un precedente.

Referentes de la música camba, especie de Panchos benianos que mezclan el virtuosismo armónico del bolero con el particular tempo del taquirari con la facilidad que solo los talentosos tienen para hacer parecer simples las proezas.

¿Vieron en la televisión cuando al futbolista estrella le lanzan un pelotazo de 50 metros, la baja con el pecho, baila sobre el balón y dejando cuatro jugadores en el camino anota un gol de taquito? Desde el sofá no parece tan difícil. “Yo esto lo hago con la pierna izquierda”, piensa seguro algún diestro espectador que, luego en cancha, al intentar emular, se hace solito el amague. Bueno, eso.

Lapaz_oruro 053

El sonido que guardan esas viejas grabaciones de “Dueri y Cía” (nuestros homenajeados fueron el primer grupo beniano en grabar uno disco) , empresa conocida posteriormente como “Discolandia”, alcanzan un nivel de calidad sobresaliente.
Eran los años sesenta. La que hoy se conoce como la ‘época de oro del cine mexicano’ estaba todavía muy fresca en las retinas y oídos de todas las personas de habla hispana a ambos lados del Atlántico; los benianos no eran la excepción.
Si bien el bolero nació en Cuba, es evidente que alcanzó su máximo explendor con los famosos tríos mexicanos, convertidos en fenómeno mundial de la mano del cine y, posterioremente, la televisión.
Perfumada de la selva amazónica, esta destreza musical está presente también en nuestro país de la mano de Los Taitas. Los arreglos vocales son impecables, las guitarras exactas.

Tapa del libro "No volveré a querer. La historia de Los Taitas del Beni"

El que la edición del libro contenga un disco con una selección de sus mejores temas es una invaluable contribución, un golsito al olvido. Si ustedes pensaban, como yo, que la versión de “Te quiero más que a mi vida” de Olga Román introduciendo una canción de Joaquín Sabina es hermosa, esperen a escuchar esa desagarradora confesión de amor en la voz de Maya Tanaka.
¿Cómo escribir sobre Los Taitas y su romanticisimo sin contagiar nuestras letras de esa arrebatadora y a momentos melosa pasión? Hurtado no lo logra en ningún momento y se lo criticaría delante de todos ustedes si ignorara que lo hace con plena intención, imbuído del mismo ánimo. Esta investigación, profunda y rigurosa, se convierte en un documento amigable, redactado con cercanía y recorrido de nostalgia. El autor logra que entre leer su trabajo y escuchar a Los Taitas haya total sintonía.

Documentar la historia musical de nuestros pueblos, qué noble tarea emprende Hurtado.

Cuán descuidados estamos en impuslarla. Todos -unos más que otros, para no caer en el extremo facilismo de mimetizar en la generalización- tenemos, en este sentido, una deuda con nuestros artistas, con nuestra identidad… Sé que esta noche hay gente del Ministerio de Cultura en la sala, están por todas partes.
Doce discos, a lo largo de tres décadas, grabaron Los Taitas. En su música destaca que hayan grabado solo a autores benianos. Roger Becerra, Malaco Méndez Roca, Hugo Villanueva, José Villar y la genial Asuntita Limpias de Parada y su “Canita al Aire”, son parte de los compositores que integran su producción.

DSCF6437

Los Taitas eran muy jóvenes cuando decidieron ser verdaderos artistas. Comenzaron presentándose los fines de semana en el bar de la señora Encarnación Hurtado, “Doña Chon”, allá en las playas desiertas del Beni. Hoy no podemos hablar de la música oriental de nuestro país sin mencionarlos, son un capítulo fundamental.
Los nombres de los integrantes originales eran Rolando Viruez, Oscar Rivero, Hugo Mercado y Maya Tanaka. Sobre éste último, su incomparable voz y su suicidio hay todavía mucho que contar. Edson seguramente lo hará algún día.

Marco Montellano

Comunicador y escritor

(Reflexión sobre el libro durante la presentación en la ciudad de La Paz. Museo Nacional de Etnografía y Floklore)

Fotos: Fernando Figueroa

———————————————-

Entrevista en El Escaparate

Presentación especial en Trinidad

Presentación especial Feria Internacional del Libro de Santa Cruz 2011

Videos

Enlaces relacionados

http://www.almazen.biz/2010/12/13/%E2%80%9Cno-volvere-a-querer-la-historia-de-los-taitas-del-beni%E2%80%9D/

http://venenolundico.blogspot.com/2011/01/no-volvere-querer-la-historia-de-los.html

http://www.eldeber.com.bo/brujula/2010-11-27/nota.php?id=101126233335

http://eldia.com.bo/index.php?cat=356&pla=3&id_articulo=47179

http://www.eldeber.com.bo/vernotaescenas.php?id=101129233431

http://issuu.com/el-sol/docs/elsol30-11-2010

Comentarios
  1. Willy Andres dice:

    Se nota que es un trabajo de muchos años e investigación.
    Se ve un buen adelanto en esta publicación.
    Felicidades, éxitos.

  2. Hugo dice:

    Felicidades Edson por el trabajo, Beni sigue siendo desconocida para buena parte del resto de Bolivia y esfuerzos como el tuyo nos dan luz. Cosa buena esta de los Taitas, música oriental, espíritu beniano, melodías de amor y quehaceres de esa tierra.

    Por otro lado te cuento que llegué a la esta página siguiendo la presentación del Libro “Amar en tiempos de Evo”, otra obra tuya por la que también te felicito ampliamente, no la leís pero sí escuché con atención la presentación que haces de él.

    Hugo Kondori

  3. LAVINIA CASANOVAS TORREZ dice:

    FELICIDADES EDSON SOY PROF. Y ME HA GUSTADO QUE EL PAIS CONOZCA A NUESTROS ARTISTAS SIGUE ADELANTE

  4. rocio maese de toro dice:

    realmente gracias por este libro sobre los taitas yo vivo en cocha y quisiera saber donde encuentro el libro, ya que mi hermano y mi cuñado son parte de los taitas

  5. LAVINIA CASANOVAS TORREZ dice:

    Querido escritor uno mas de los integrantes nos ha dejado este año CARLOS PARADA “EL POTRO” uno mas que dejo de luto al pueblo trinitario y mis mas sentidos pesames a sus dos últimos retoñitos jose carlos parada torrez y alejandro parada torrez de 10 añitos de edad que es el que mas ha sufrido con el fallecimiento de su padre.

  6. ryder antelo s. dice:

    Estimado sr. edson :lo felicito por este aporte a nuestra cultura y que mejor rindiendo un merecido homenaje a estos gigantes de nuestro folclore; ojala hubieran gente como ud. para defender lo nuestro ,empesando por el tipnis.los taitas me recuerdan mi niñez y juventud ,rodeados de compocitores y cantores y tambien era muy hermoso escuchar el radio.!viva mi tiera bravia¿ soy orgulloso de ella y daria mi vida por ella.nuevamente lo felicito.una aecdota :en Washinton en el hotel (bar) escuche a los taitas y me emocione mucho;en ese entonce yo era piloto de aerosur

  7. Anónimo dice:

    LOS TAITAS PARA MI EL MEJOR GRUPO ORIENTAL DE MUSICA ROMANTICA Y TAQUIRARIS, UNOS ARTISTAS EN TODA LA EXPRESION DE LA PALABRA

  8. Anónimo dice:

    Gracias Edson por el apoyo que brindas a nuestra cultura, al mostrar de forma tan elocuente nuestra música, arte y costumbres propias de nuestro Beni.

  9. hermanitas yulisita isabelita dice:

    felicidades profe q siga adelante q los taitas son mejores

  10. Rafael Chipana dice:

    Una historia muy interesante. donde se puede conseguir el libro aca en La Paz?

  11. Anónimo dice:

    felicidades Edson, por la inquietud y preocupacion por recordar y testimoniar lo que todavia vive entre nosotros, la musica y sus interpretes de uno de los mejores grupos musicales que haya existido en Bolivia LOS TAITAS

  12. Wilson Jimenez Silva dice:

    Wilson Jimenez Silva
    Felicidades al autor por ese trabajo tan importante de hacer conocer una parte importantisima de la historia musical del Beni, del oriente boliviano y por que no decir de todo nuestro páis. Gracias por ese sueño hecho realidad, manifestado a travez de un libro, que servira para que las proximas generaciones conozcan que un dia tuvimos en bolivia un grupo de musica folklorica oriental con talento y calidad internacional, que nunca podra ser igualado.

  13. Fernando Arteaga Sejas dice:

    Asi como el autor de este libro, escuche a este grupo Los Taitas cuando yo tenia 6 o 7 años y me enamore de sus musicas y canciones .Para mi como Beniano es un orgullo y felicito a este joven autor por tan grande obra. Asi podremos aprender mas de nuetra cultura musical del oriente Boliviano sobre todo de mi amado BENI. Gracias Edson Hurtado.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s